El Presidente Mauricio Macri presentó un nuevo convenio con los laboratorios farmacéuticos que le permitirá al PAMI eliminar la intermediación de las cámaras del sector y establecer un ámbito de competencia con el objetivo de adquirir medicamentos a precios más bajos para beneficio de sus 5 millones de afiliados.

“Es un gran día, realmente, porque después de 20 años el PAMI vuelve a comprar sus medicamentos directamente a los laboratorios sin intermediarios”, comentó el Jefe de Estado. Sostuvo que “esa sana competencia” permitirá que cinco millones de afiliados “accedan a una mejor oferta”, en línea con los objetivos centrales del Gobierno “que es cuidar lo que es de todos y, especialmente, a nuestros jubilados”.

El Presidente hizo la presentación en la planta productora del laboratorio Pablo Cassará, el primero del sector en firmar el acuerdo, ubicado en el barrio porteño de Villa Lugano, donde estuvo acompañado por el titular del PAMI, Sergio Cassinotti, y el CEO del Grupo, Jorge Cassará.

El mandatario comentó que esta resolución que fomenta la competitividad y la transparencia “claramente va a favorecer a la industria nacional, a las pequeñas, a las medianas, a las grandes empresas”, y resaltó “la potencia que tiene la industria farmacéutica argentina” y señaló que “ya hay varias empresas que se han desarrollado y expandido como multinacionales en el mundo”.

También, señaló que un mecanismo similar de competitividad aplicó el Gobierno en cuanto a las contrataciones de obra pública que han permitido bajar hasta el 40 por ciento los costos. “En este caso, a favor de nuestros jubilados que es una tarea realmente esencial como argentinos, como dirigentes, cuidar a nuestros abuelos”, enfatizó.

A su vez, en declaraciones a medios de prensa, Cassinotti remarcó que la competencia entre laboratorios “va a generar descuentos; esto beneficia al PAMI y a los jubilados”. Explicó que el convenio hará que las farmacias vuelvan a “tener el rol perdido en estos 22 años”.

Con la nueva resolución, el organismo sustituye la firma de un convenio general con la industria por acuerdos individuales con cada laboratorio con presencia en el país que competirán entre sí para ofrecer mejores precios a las farmacias. Además, a través de acuerdo, PAMI podrá ofertar medicamentos con su propia marca, cuya fabricación licitará entre todos los laboratorios, hecho que le permitirá a los pequeños y medianos competir en mejores condiciones y con procesos más transparentes. Para los afiliados a la obra social no cambian las condiciones, ya que se mantienen las mismas farmacias, remedios, coberturas y descuentos.

Los laboratorios fijaban los precios de sus productos y PAMI llegó a pagar hasta 15 veces más en comparación con otras obras sociales y sólo podía negociar un descuento. El nuevo proceso comenzó en 2016 con las primeras licitaciones que generaron ahorros de hasta 80 por ciento en remedios oncológicos y contra la hemofilia. Un acuerdo suscripto en abril último posibilitó entonces moderar aumentos y salvar 5600 millones de pesos para la obra social y 1700 millones de pesos para sus afiliados.

PAMI es el principal comprador de medicamentos del país, ya que sus 5 millones de afiliados consumen el 40 por ciento del mercado.