Desde el sector inmobiliario rechazan el proyecto de ley de alquileres, próximo a debatirse en el Senado, y sostienen que no fueron consultadas a la hora de su redacción. Respecto al punto que establece que la comisión por su intermediación pase del inquilino al propietario, advierten que esto provocará un incremento de los alquileres. Y que, regular los precios con un índice entre inflación y salario provocará que baje la oferta de propiedades en alquiler.

El Presidente del Colegio de Corredores Inmobiliarios de la Ciudad de Buenos Aires, Armando Pepe, comentó que “con los cambios previstos (en el proyecto) muchos dueños van a tomar la decisión de dejar de alquilar su propiedad y van a venderla”. En declaraciones a la radio “La 990”, Pepe indicó que el alquiler “será indexado cada seis meses, con un ajuste sumatorio entre el índice de variación de sueldos y el costo de vida. Entonces, no se sabe cuál va a ser el valor locativo a partir del séptimo mes”, y consideró que “se necesita una garantía más sólida, no una garantía bancaria, que es carísima. Sale entre un siete y un ocho por ciento del valor del contrato”. Sobre este punto del proyecto, propuso “dejar un abanico de posibilidades para que el propietario elija la garantía”.

El Ingeniero Alfredo Lavalle, de Inmobiliaria Lavalle, ubicada en Ezpeleta, opina que “si lo que se quiere es no perjudicar al locatario, entonces pensemos en alentar la locación de viviendas. A saber: períodos no más allá de los 24 meses; incentivo tributario para el locador; exceptuar o, en última instancia, reducir aranceles por Ley de Sellos; juicios sumarísimos para Desalojos y Falta de Pago; reajuste en el valor de alquiler que contemple no sólo la inflación sino la evolución salarial y garantía a satisfacción del locador.”