Los trabajadores nucleados en la CICOP -la organización sindical de profesionales de la salud de la Provincia de Buenos Aires-, Seccional Fiorito de Avellaneda, alertaron que el Servicio de Pediatría del Hospital Fiorito se encuentra “en peligro de continuidad”.

Explicaron que “la grave crisis a la que está siendo empujada la Salud Pública, con bajos presupuestos asignados, salarios deprimidos, carencia de personal, escasez de insumos, condiciones de higiene insuficientes y falta de seguridad, pone en jaque la continuidad de dicho servicio que es esencial para la población más vulnerable de Avellaneda y de las localidades aledañas. Nos referimos a la constituida por las niñas y los niños”.

En vínculo a esta situación, comentaron que “hace meses venimos notificando a las autoridades hospitalarias de las dificultades que acarrea sostener el funcionamiento del Servicio de Pediatría en las condiciones estructurales denunciadas”.

Además, precisaron que “la ausencia de medidas que garanticen de manera efectiva la seguridad del personal que realiza guardias, las presiones desmesuradas de las autoridades para sostener la atención y las reiteradas renuncias de pediatras, hartos de esta realidad, fueron empeorando la cuestión y las respuestas nunca fueron suficientes”.

“La última advertencia que llevaron a cabo las autoridades de la Región Sanitaria VI, fue la de ‘quien no se sube a este tren, se queda abajo’ (sic), amenazando con quitar la sede de Residencia de Pediatría y dar un golpe de muerte a un Servicio que es indispensable para la sociedad”, agregaron los profesionales de la salud.

Desde CICOP agregaron: no avalaremos ningún cierre de Servicio, menos aún de una Residencia. Dejaremos en claro que las condiciones de trabajo del equipo de Salud las defenderemos hasta las últimas consecuencias y que nuestra voluntad y compromiso es sostener la Salud Pública como derecho de todas y todos los bonaerenses y de sus trabajadores”.