En diálogo con Luca Di Nardo, Vocal de la Asociación Civil “Amigos de la Estación Ranelagh”, cuyo fin es preservar el Parque Eva Hajduk, ubicado entre las Avenidas Este y Oeste y entre las calles 359 y 366, que rodea la estación de esta localidad.

¿Cómo fueron los comienzos de la Asociación?
El trabajo en el parque empezó por Eva Hajduk y otros personajes locales, como Antonio Campitelli, el Jefe de la estación. Había un montón de vecinos que colaboraban. Uno, por ejemplo, se encargaba de dar una máquina de cortar pasto si la propia se rompía, cada uno tenía una tarea que se iba encontrando para ayudar en ese sentido. En ese momento, a mitad de los ’60, existían sólo dos pasos por el que se podía caminar. El resto era todo pastizales y algunos árboles alrededor, donde la gente tiraba basura. La Asociación surge como para formalizar un poco el trabajo vecinal, y más que nada, que se cedan los terrenos para que sean preservados como un parque natural. En el ’70 se fundó la Asociación y en el ’71 se cedieron los terrenos.

¿A qué se debe el nombre?
Refleja el trabajo en conjunto que hacía la gente para la estación y para mantener el parque.

¿Cuántas personas tuvo y tiene asociadas?
En un momento en el que Ranelagh era mucho más chico, entre los ’80 y ’90, tenía alrededor de 400 a 500 socios. Ahora tenemos 200 socios. Se van cayendo, y cuesta mucho sumar nuevos. Me parece que, porque por un lado, mucha gente no está al tanto que existe la Asociación, otros no muestran un interés importante en colaborar con el parque, porque ser socio tiene que ver con las ganas de que el parque esté en buen estado y contribuir con la localidad. El parque lo puede usar cualquiera. Nosotros queremos que lo disfrute la mayor cantidad de gente posible. Obviamente, de manera responsable, respetuosamente, cuidando el espacio y juntando la basura. Nuestro trabajo es para que todo el mundo pueda disfrutar del parque.

¿Cómo se administra esa ayuda mensual que realizan los socios, de $180?
Tenemos una Comisión Directiva que coordina los trabajos en el parque, que tiene siete hectáreas. Nos encargamos de podar las plantas, tenemos una Ingeniera Agrónoma y un empleado para que nos haga tareas de mantenimiento, que en conjunto organizan la poda de las especies, reemplazan árboles que están en mal estado, hacen tratamientos si existe alguna plaga. También conseguimos la donación de barrilones por parte del ferrocarril, que son como mástiles de hierro. La idea es reemplazar los postes de madera, que están ahora rodeando el parque, por los barrilones porque no se pudren ni se rompen.

¿Tienen contacto con el personal que trabaja en la modernización del tren?
Venimos teniendo reuniones, casi mensuales, con algunos representantes del Ministerio de Transporte y de la empresa que está haciendo la construcción de los andenes. Incluso con lo que es Trenes Argentinos, para coordinar un poco las tareas de lo que es la nueva estación. El proyecto dice que van a hacer dos pasos nuevos, uno en cada punta de andén, para reemplazar el histórico paso del centro del parque, que por temas de seguridad lo tuvieron que anular. Se trata de ir coordinando dónde van a poner los materiales, cómo van a entrar los camiones al parque. Las obras nos están afectando un poco, pero lo hacemos de la mejor manera, para que se hagan lo más rápido y que este espacio natural tenga el menor impacto posible. Uno ve algunas parte del parque que están bastante mal, pero podría haber sido mucho peor. Igualmente la empresa se comprometió a recomponer el suelo y cualquier especie que haya sido afectada por la obra.

¿Qué tareas proyectan?
Estamos armando un documental con miembros de nuestra comunidad que estuvieron y están involucrados en el cuidado del parque. Ya tenemos cuarenta horas grabadas. También realizamos a principios de diciembre la Gran Feria Anual, para recaudar fondos. Esa plata se va a usar en el tratamiento de los cercos nuevos de metal, para poder rasquetearlos, ponerles pintura antióxido y colocarlos con una máquina especial porque son pesados. Todo eso lleva una plata aparte de la que se puede recaudar con los socios.

¿Qué necesidades tienen?
Necesitamos que se sumen socios, que se involucre un poco más la comunidad, como se hacía en otra época. Entiendo que no vivimos en la cercanía de un pueblo chico, porque el boca en boca es fundamental, y que todo aquel que tenga alguna crítica, duda o sugerencia, se comunique con nosotros, porque hay un montón de cosas que nos pueden aportar los que caminan el parque, lo conocen y viven en la zona. También, cuando haya alguna duda o rumor extraño, que nos pregunten para poder aclararlos. Si no se pueden asociar e igualmente quieren colaborar haciendo tareas, también es bienvenido. La idea es que justamente el parque funcione entre todos. y como dice nuestro slogan, lo cuidemos entre todos, porque en nuestra responsabilidad, y también nuestra suerte, poder cuidarlo y disfrutarlo.