El espacio verde se inauguró el 12 de enero, en Av. Ranelagh y Nicolás Milazzo, cuenta con una granja educativa de animales recuperados por la Clínica Veterinaria Municipal pensada para las visitas escolares; proyectos de energías renovables, como un reloj solar construido con la participación de la Escuela Secundaria N° 15 -Ecoescuela de Gutiérrez- y la Técnica N° 2 de Hudson, un estanque con animales y parquización con variedad de especies vegetales autóctonas del Vivero Municipal.

Entre otras atracciones, la granja está conformada por cabras, ovejas, vacas, caballos, burros y chanchos, y habrá un sector destinado exclusivamente a las aves, donde podrán verse gallinas, gansos, patos, pavos reales y un faisán.

La propuesta está orientada a visitas escolares y a la interacción de la población infantojuvenil con grados leves de autismo y otras patologías crónicas, que son tratadas en el Centro de Salud Mental Dr. Ramón Carrillo y derivados, con el fin de ayudarlos en su tratamiento.

Luis Martínez, director de la Clínica Veterinaria Municipal, expresó: “La idea es generar un lugar de encuentro e interacción entre los chicos, los vecinos y las mascotas, y aprender entre todos a proteger a las especies animales y vegetales”.

El “Parque de la Familia Mascotera, con casi 7 mil metros cuadrados de extensión, fue construido íntegramente por trabajadores municipales y cooperativistas. Se encuentra lindante a la Clínica Veterinaria y al Vivero Municipal conformando así un corredor verde donde se protegen a las especies animales y vegetales.

Durante el verano, el parque estará abierto todos los días de 9 a 21 horas, la granja educativa abrirá sábados, domingos y feriados de 10 a 18 horas. La entrada principal será sobre la Av. Ranelagh.