Debido a inconvenientes vinculados con las instalaciones de gas, la comunidad educativa del jardín 901, la escuela primaria 23 y la secundaria 21 realizaron ayer una asamblea en la puerta del establecimiento educativo.

Desde las primeras horas de la mañana del miércoles, un importante grupo se congregó en la sede de San Martín 38 en Bernal para ver qué soluciones había para este conflicto.

Mientras tanto, el secretario general de ATE Quilmes, Claudio Arévalo, junto a los delegados del gremio juntaron firmas para darle apoyo al pedido de los padres y la comunidad educativa en general. “Es imposible elaborar alimentos para 500 chicos en estas condiciones”, aseguraron.