La Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) y la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la Provincia de Buenos Aires CICOP realizaron un abrazo simbólico y una radio abierta en el Hospital Evita Pueblo de Berazategui. Los motivos fueron rechazar “la violencia laboral, el pedido de nombramiento de personal, el pase a planta permanente de trabajadores y la apertura de paritarias”, exigiendo al mismo tiempo “un mayor presupuesto para salud”.

Carlos Acosta, secretario general de ATE, sostuvo que “debemos seguir la
lucha contra esta embestida que estamos padeciendo. En este hospital faltan camas y personal. Hay 125 mil trabajadores en la región de zona sur sin trabajo, muchos perdieron su obra social, por eso vienen a parar al hospital público, por eso esa demanda que hoy existe a nivel de salud en la Provincia”.

“Pedimos mayor presupuesto porque en el año 98 era del 11,5 por
ciento lo asignado a la salud dentro de los recursos de la Provincia y hoy no
llega ni al 6 por ciento. Si a esto le sumamos el alza del dólar y se tiene en
cuenta que la mayoría de los insumos son importados se producen faltantes y los trabajadores pagamos las consecuencias”, agregó Acosta.

Por su parte, Alan Skellorn, representante del Evita Pueblo, expresó que “la guardia del hospital todavía está inconclusa y hace dos años está cerrada, más allá de los reclamos que hicimos seguimos atendiendo a los pacientes en los pasillos, poniéndose su vida en riesgo y comprometiendo al personal que está trabajando sin los recursos necesarios para atender a cualquier accidentado”, al tiempo que señaló que “la obra de los quirófanos se terminó pero como no había plata se sacaron aparatos de otros quirófanos, o sea que tenemos la misma cantidad de estos espacios que antes”.