Miembros de la comunidad educativa del jardín 931 de Bernal afirmaron que la propiedad donde iba a construirse la nueva sede de la institución de educación inicial estaba siendo exhibida para luego ser rematada.

Padres, personal de la cooperadora y gremios docentes se presentaron para difundir este caso, que remarcan como un aparente “error” administrativo por parte de provincia.

Guillermo Kunz, presidente de la cooperadora, aseguró: “decidimos presentarnos ante el remate de este inmueble, que fue adquirido para ser edificio del jardín 931 y siendo el motivo una deuda de 288 mil pesos de impuestos inmobiliarios y de servicios municipales. Esto se ha hecho figurar como deuda, porque fue adquirida a través de la asociación cooperadora del jardín con un subsidio otorgado por el gobierno de la Provincia de Buenos Aires en el año 95 mediante la Unidad Ejecutora del Fondo de Financiamiento del Conurbano Bonaerense y se inscribió a nombre de la Dirección General de Cultura y educación. Es una propiedad oficial del estado provincial, asignada a la Dirección de Cultura y Educación para que el jardín tenga su edificio propio, ya que alquila hace añares una casa”.

Kunz precisó que el jardín surgió en la Sociedad de Fomento El Progreso, ubicada a pocos metros del nuevo inmueble. En el comienzo se pudo establecer un comodato que duró diez años y llegando al límite del plazo y a sabiendas que no iba a ser renovado, autoridades de la institución buscaron un lugar que cumpla con las condiciones requeridas, hallaron la propiedad de 103 bis y tras inspecciones realizaron las gestiones para adquirirla.

Asimismo, el presidente de la cooperadora agregó: “desde que se comenzó a tener la propiedad, se hicieron planos, todo lo necesario para presentar un proyecto de remodelación y se hizo en la Dirección de Proyectos Provinciales en La Plata, como para que pudieran evaluarlo. Nosotros
sabemos que está siendo mostrado. Hemos hecho un llamado público a las
autoridades para que se encarguen, creemos que están en desconocimiento de lo que está ocurriendo, incluso sabemos que el mismo Sánchez Zinny firmó para que esto se venda. Pensamos realmente que no fue un acto consciente. Ellos son los mayores preocupados porque la gestión avance, sabemos que en cualquier oficina pública pueden pasar errores así. No es lógico lo que está pasando”.

Si bien afirmaron que no impedirán que el lugar se exhiba “el tema principal está el martes 21, donde en el Banco Ciudad de Quilmes, sobre la calle Alem 114 a las 14 horas se hace la subasta pública. Ahí si hay alguien que gane el remate lo compra, pero es una legalidad emanada de una ilegalidad porque este no es un edificio privado. Un edificio público nunca tiene deuda, porque entre los mismos estamentos del Estado se traslada el dinero que corresponde, no tiene lógica”.

Por su parte, Débora Procaccini, titular de SUTEBA, opinó al respecto: “desde que nos enteramos nos pusimos en contacto con Jefatura Regional y Distrital, quienes se mostraron muy sorprendidos como nosotros. Se comunicaron rápidamente con autoridades de Provincia y lo que nos dicen de palabra es que estaría frenado para que no se remate, pero seguiremos en estado de alerta. Habría sido un error, pero vamos a seguir porque hasta que no haya un papel firmado, vamos a continuar impulsando la construcción del jardín 931 en esta propiedad, que es el destino original. Se sigue gastando en un alquiler teniendo una propiedad propia, los chicos tienen que estar en las condiciones que necesitan”.