Los trabajadores de la metalúrgica Eitar SAIC permanecen hace días en las instalaciones de la fábrica ubicada en Bernal Oeste, luego del embargo de las cuentas por parte de la AFIP ante deudas de impuestos y el vaciamiento del sector administrativo y contable por parte de los directivos de la firma.

Unas 240 familias están sin trabajo y a la espera de una solución tras el pedido de quiebra de la empresa, algo que aún no se hizo efectivo en la
justicia.

Cristian Di Costanzo, delegado de la firma dedicada a la fabricación de accesorios para artefactos a gas, manifestó: “nos encontramos con este panorama el martes pasado por la noche, cuando nos dijeron que viniéramos a la planta porque había movimientos raros. Nos acercamos y efectivamente sacaron computadoras, archivos y se terminaron llevando todo el sistema informático. El mismo martes nos habían dicho que no podíamos ir hasta el lunes siguiente. Nos enteramos que ellos mismos piden la quiebra, que todavía no fue declarada por el juez”.

Los trabajadores decidieron tomar la planta por turnos, las 24 horas del día, buscando custodiar las máquinas y elementos de trabajo con la intención de formar una cooperativa de trabajo si es que finalmente la quiebra se efectiviza: “es una situación muy compleja, hay desesperación por diferentes cuestiones. Sabemos que no somos la primera y única fábrica en esta situación lamentablemente, pero vemos cada vez más ajuste, flexibilización laboral y hoy nos tocó a nosotros. Por eso en principio estamos llevando adelante la posibilidad de darle cuerpo a la cooperativa, con los trámites correspondientes. Necesitamos que los dueños realmente digan que no quieren saber más nada o en caso que quieran seguir, continúen y aclaren los términos”, señaló Di Costanzo.

Tecno Forja, empresa del mismo grupo, que elabora la inyección en aluminio y forjados de latón y también comparte el predio de calle 189 N° 950, viene sufriendo las mismas vicisitudes que Eitar, y así lo describió su delegado Damián Sledz: “nosotros tuvimos entre 85 y 90 personas despedidas. Esto lo venimos sufriendo de hace años, con el no pago de aguinaldo y vacaciones en tiempo y forma, luego las quincenas en cuatro cuotas hasta que terminó en el abandono total y esta situación actual”.