La Unión Obrera Metalúrgica (UOM) se movilizó, ayer por la mañana, a la sede de AFIP de Bernal para reclamar por la situación de Eitar, la fábrica que cerró recientemente y dejó a más de doscientas personas desempleadas.

Más de un centenar de personas comenzó a marchar por el centro rumbo a la sede de la Administración Federal de Ingresos Públicos para pedir por la resolución del conflictivo escenario de la empresa que dejó de funcionar hace más de una semana.

Gastón Páez, delegado de la empresa, comentó: “hoy viene el secretario general de la UOM de Quilmes, Francisco Gutiérrez, a hablar con los representantes de la AFIP y destrabar las cuentas. Uno de los motivos principales que acusaron los dueños para decidir la quiebra fue que por las deudas que tenían se debía a que se trababan las cuentas”.

El delegado agregó: “La idea es que por lo menos parte de esa plata pueda ser repartida entre los trabajadores y luego buscar soluciones, tenemos entendido que hay reuniones con gente del Ministerio de Trabajo y hablar con el juez de la causa de la convocatoria, porque si se tomara la decisión de quebrar por los dueños sería otro panorama, pero eso tampoco está definido, queremos que se defina la situación porque tenemos demanda trabajo. Los dueños se van cuando empieza a ver esa demanda de trabajo por lo cual entendemos que la fábrica más allá de las deudas que tiene es viable, por eso queremos ver si los trabajadores podemos llevar adelante la fábrica y sostener el puesto de trabajo”.

Los desempleados se convocaron en la empresa, se dirigieron a la sede de la UOM de Quilmes y marcharon hacia AFIP. “Sabemos que toda esta semana es la transición, de hablar mucho con el juez, con gente del Ministerio de Trabajo, vemos la forma de tramitar algo que nos ayude a llevar adelante esta situación”, finalizó Páez.