La interrupción al tránsito se debe a las obras de renovación de este tramo quilmeño, con el objetivo de “mejorar la circulación del servicio brindando mayor bienestar y seguridad a quienes viajan en el tren y a los que pasan por el cruce a diario”, según autoridades.

Los trabajos incluyen la renovación de las vías, el cambio de durmientes y fijaciones, la colocación de piedra balasto, la alineación de la geometría del tendido de vías y el mejoramiento de los drenajes pluviales. Se realizarán mejoras en los laberintos y sendas peatonales, contando con rampas para personas con movilidad reducida. En todo momento a lo largo de la obra estará disponible un paso peatonal habilitado.

El servicio de trenes no se ve afectado por estas refacciones ya que los trabajos se realizarán durante la noche. Estiman que el corte dure 50 días, pero que depende del factor climático.