Los Puntos Verdes son módulos compartimentados de recepción de materiales reciclables: papeles, cartones, plásticos de todo tipo, envases tipo tetrapack, vidrios, metales, latas de aluminio y envases de aerosol, donde los vecinos podrán disponer sus residuos recuperables. Todos los materiales deben estar limpios y secos (por fuera y por dentro). Una vez clasificados, serán trasladados a cooperativas de recuperadores urbanos, encargados del acondicionamiento necesario para su comercialización en industrias.

El Municipio de Quilmes prevé la instalación de seis Puntos Verdes fijos, que se suman al Punto Verde de la comuna y al Punto Verde móvil, para llegar a un funcionamiento de 8 espacios de recepción de materiales reutilizables. Se estima poder reciclar 210 kg por Punto Verde por mes para fin de este año. Un total de 1.700 kg mensuales que volverán al circuito de materias primas y dejarán de enterrarse en la CEAMSE.

“Sabemos que es un trabajo de todos y que involucra a todos los sectores de la sociedad. La forma incorrecta de recolectar y transportar los residuos hace que terminen arrojados en nuestros arroyos o transportados de forma ilegal a espacios abandonados. Por eso impulsamos nuestra campaña de concientización desde distintos ámbitos, que van más allá de nuestra función de  recolección”, dijo el intendente de Quilmes Martiniano Molina, en el marco de la apertura de los Puntos Verdes de las plazas Conesa, San Martín y De la Cruz.

En los Puntos Verdes no deben colocarse residuos húmedos (restos de comida y de poda), ni peligrosos (pilas, baterías). Mientras que los desechos electrónicos (computadoras, celulares, cargadores, artículos eléctricos o a batería) solo se reciben en el Punto Verde del Municipio de Quilmes (Alberdi 500).