Desde Nueva Época hablamos con Diego Indycki, presidente de la Unión de Clubes de Barrio de Quilmes, acerca de la situación que atraviesan las instituciones barriales en la actualidad y cuál es el estado en el que se encuentran las leyes y ordenanzas destinadas a protegerlos.

La Unión Nacional de Clubes de Barrio (UNCB) nació en el año 2007 como fruto del trabajo en conjunto de clubes del partido de Avellaneda. En el 2010, empezaron a sumarse instituciones, primero del Gran Buenos Aires y después de todo el país, y se comenzó a relevar sus principales problemas. Cinco años después de la fundación, en el 2012, se creó la sede Quilmes. Nueva Época habló con Diego Indycki, presidente de dicha sede, acerca de la actualidad de los clubes de barrio.

¿Por qué consideras que los clubes son importantes?
Por la función social que cumplen. Son un espacio único de contención para chicos y chicas pero también para adultos. En todo el país hay, aproximadamente, veinte mil clubes o más. Si en cada uno de ellos hay, por lo menos, cien personas, son dos millones las que participan de estos espacios. Las escuelas hacen actividad en los clubes. Los municipios hacen actividad en los clubes. Nosotros aportamos un montón de cosas todos los días. Y una cosa es que el Estado no tenga políticas que ayuden, pero otra es que las que sí tiene nos perjudiquen.

Entre el 2012 y el 2013, la UNCB organizó tres congresos sobre deportes y foros simultáneos en varios lugares del país. El objetivo de ellos era avanzar en la construcción de una ley nacional que contemple formas de protección a los clubes de barrio y el último, que se realizó en Quilmes, reunió a representantes de más de 2 mil instituciones. Entre los puntos centrales de esos encuentros se encontraban la tarifa social para los clubes y la cesión de los terrenos que fueran estatales. Indycki recuerda que “a la par de este trabajo planteamos la necesidad de realizar una amnistía administrativa que le permita a las instituciones regularizar su situación legal y económica”.

En el 2013, el proyecto se trabajó en la comisión de deportes del congreso y a fines de 2014 se sancionó por unanimidad. La ley, en su primer punto, contemplaba la creación de un registro único de clubes. Sin embargo, cuando se abrió, los requisitos para inscribirse hicieron que fueran pocos los que pudieron hacerlo, e incluso los que lo lograron nunca recibieron los beneficios contemplados en la ley. De ahí en adelante, la ley, si bien desde el Estado afirman que se promulgó y reglamentó, no se aplicó ni ejecutó.

Después de la sanción en el congreso nacional, en Quilmes se comenzó a trabajar en una ordenanza cuyo espíritu es similar al de la ley recientemente aprobada y que fue sancionada en el 2016. Tras dos años de trabajo, a principios de 2019 se sancionó otra que derogó a la primera y que estableció, entre otras cosas, la creación de un registro municipal de clubes, un consejo asesor y diversas líneas de ayuda.

Acerca de esto, Indycki señala que, a pesar de estar en vigencia, “hoy no se cumple porque a los clubes no se los ayuda. A veces le dan a algunos subsidios de 20 mil pesos que, en el contexto en el que estamos, no sirven. Hay muchas cosas para hacer, incluso sin plata. Hagamos convenios con la escuela de abogados, con la de contadores y empecemos a regularizar la situación de los clubes. Sentémonos y veamos cuales son los problemas reales y trabajemos para solucionarlos”.

A la par de este trabajo, desde la Unión de Clubes de Barrio de Quilmes (UCBQ) se trabaja activamente en las ligas locales. Indycki afirma que “el deporte municipal de desarmó en estos últimos años. Se desarmó la liga de fútbol femenino, la de fútbol 7, en la que participan casi diez mil chicos, y se dejó de financiar otros deportes. Hoy, de la unión en Quilmes, participan aproximadamente 85 clubes. La unión de clubes no se creó para hacer actividades deportivas pero ante la ausencia del estado nos vemos obligados a asumir ese rol. Nuestra misión original es consolidar la parte institucional de los clubes”

Actualmente, la UCBQ (cuya sede está ubicada en Moreno entre 25 de Mayo y Brandsen, Quilmes) organiza encuentros de artes marciales, de boxeo y de gimnasia artística, una liga de natación, una de fútbol 7 y otra de fútbol femenino. A la par de esto, desde la unión nacional y desde cada una de sus sedes locales se sigue trabajando activamente para que se cumpla la ley.