La 103 entre Av. 7 y 13 ahora se llama “Autonomista Roque Calos Romero”; mientras que la 104 diagonal D, en toda su extensión, pasó a denominarse Blanca Ester Ortíz de Murúa, en honor a una docente berazateguense secuestrada y desaparecida en 1976 por la dictadura cívico-militar.

En primer lugar, se descubrió el cartel nomenclador de la flamante arteria “Autonomista Roque Calos Romero”, en homenaje a uno de los hombres que luchó por la autonomía de la ciudad y que fue uno de los impulsores del asfalto de la calle que ahora lleva su nombre.

El candidato a Jefe comunal, Juan José Mussi, participó del acto realizado frente a la casa de Blanca Ester Ortíz de Murúa, sobre la calle que ahora lleva su nombre. “Cuando el Concejo Deliberante votó la ordenanza para poner el nombre de Blanca a esta calle, sentimos que era un acto de justicia. Su familia debe sentirse orgullosa, no todos pelean por sus ideales como lo hizo ella. Los más grandes nos sentimos reivindicados con esas cosas y los jóvenes deben escuchar el mensaje de personas como Blanca”, manifestó Mussi.

El espacio en homenaje a Blanca Ester Ortíz de Murúa incluye un monolito con la foto de la joven militante desaparecida, custodiado por un pañuelo blanco de las Madres de Plaza de Mayo hecho en venecitas y rodeado por un muro que lleva la inscripción “Memoria, Verdad y Justicia”.