El cambio climático, el desarrollo sostenible y las tensiones en el Golfo Pérsico fueron los temas que dominaron una conferencia de prensa en la que el Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) envió este miércoles un mensaje claro a los líderes mundiales que acudirán a la sede de la ONU la próxima semana para participar en la Cumbre sobre la Acción Climática y en el debate de alto nivel de la Asamblea General.

“Mi mensaje es simple: Pongan primero a la gente con sus necesidades, aspiraciones y derechos. La gente quiere soluciones, compromisos, acciones”, dijo António Guterres tras referirse a la emergencia climática, la desigualdad creciente, el aumento del odio y la intolerancia y otras amenazas a la paz y seguridad.

“El mundo atraviesa un momento crítico en varios frentes. Las tensiones se incrementan por doquier (…) No hay duda de que necesitamos más que nunca la cooperación internacional”, apuntó.

Guterres consideró que el mayor desafío para los líderes y las instituciones es la movilización de recursos para responder a las necesidades de la gente y agregó que los eventos de alto nivel de los días venideros serán una excelente oportunidad para ese propósito.

El titular de la ONU recordó una vez más que el mundo está perdiendo la batalla contra el cambio climático, además de que no alcanzará los Objetivos de Desarrollo Sostenible a menos que se fortalezcan los compromisos y trabajos en ese sentido.

Confió en que durante el cónclave de jefes de Estado y de Gobierno, éstos anunciarán planes para reducir un 45% las emisiones de efecto invernadero durante la próxima década y alcanzar la neutralidad de esas emisiones de carbono para 2050.

En este contexto, subrayó la importancia de adoptar energías y prácticas más limpias para aumentar la resiliencia, proteger a la población, movilizar los recursos y promover el trabajo decente.

“Y también hoy lanzamos, junto con la Organización Internacional del Trabajo, España y Perú, la iniciativa Acción Climática para el Empleo, que busca colocar la creación trabajos y la protección de los medios de vida en el centro de los planes nacionales contra el cambio climático.”

Señaló que cerca de 1200 millones de puestos de trabajo, es decir el 40% del empleo mundial, dependen directamente de un ambiente saludable y estable. “Los negocios no pueden prosperar en un planeta enfermo. Los empleos no pueden mantenerse en un planeta que está muriendo”, alertó.

A lo largo de sus declaraciones a los periodistas, Guterres encomió varias veces el liderazgo de los jóvenes en la batalla contra el calentamiento global y expresó la esperanza que significa esa conciencia ambiental para toda la población.