Luego de tres días de paro, los trabajadores del área volvieron a sus puestos de trabajo. Desde la municipalidad se comprometieron a subirlos de categoría en dos tramos, por lo que en enero del próximo año ocuparían la primera.

Después de tres días de protestas, los recolectores de residuos de Berazategui levantaron hoy el paro de actividades que mantenían desde principios de esta semana y volvieron a prestar el servicio a los vecinos del municipio.

El conflicto se inició el lunes a la madrugada cuando los trabajadores decidieron suspender su trabajo como reclamo por la falta de un aumento laboral acorde a la situación del país y la falta de entrega de la ropa adecuada para realizar su trabajo, entre otros pedidos.
En medio de las protestas, el área de Higiene Urbana de la Municipalidad de Berazategui decidió recurrir a cooperativistas para recolectar la basura que se acumulaba en varios puntos de la ciudad.

Sin embargo, esta actitud fue duramente criticada por los miembros de la Unión de Obreros y Empleados Municipales de Berazategui (UOEMB), central sindical que agrupa a los trabajadores de esta área, debido a que es una tarea para la que los cooperativistas no están preparados y que por ello significa un grave riesgo para su salud.

El conflicto llegó al final ayer a la tarde cuando representantes del gobierno local, del sindicato y de los trabajadores llegaron a un acuerdo en el cual los primeros prometieron un aumento en dos partes: a partir de diciembre los trabajadores de higiene urbana pasarían a ocupar la segunda categoría con un sueldo básico de $22.000 y en enero del próximo año llegarían a la primera con un ingreso de $28.000 al mes.