«Para mí Interhockey es más pasión que trabajo porque amo lo que hago»

0
12

Interhockey es uno de los clubes de hockey de barrio más antiguos de Berazategui. Participa de la liga municipal desde su creación y el domingo 28 de agosto cumplió diez años. Acerca de esa fecha, de la historia y del futuro, hablamos con Maxi Calviño, uno de los responsables de su funcionamiento.

¿Por qué se crea el club?

Realmente teníamos ganas de armar algo que sintiéramos nuestro. Ya trabajábamos en clubes pero nunca habíamos hecho algo propio y se dio esta oportunidad porque un mes antes de crear el club se abrió el Polideportivo Municipal N° 2, que es donde nosotros entrenamos.

¿Cómo fueron los primeros pasos?

Tuvimos suerte realmente. A los tres meses ya teníamos casi 20 chicas de diferentes edades y todo por la difusión de boca en boca. La verdad en ese momento tampoco se nos ocurrió hacer publicidad, quizás tampoco hubiéramos sabido donde hacerla y tampoco nos daban los tiempos. Al año siguiente ya éramos un montón y en los primeros tres participamos de la Liga Bonaerense. Nuestra idea fue trabajar con las categorías más chicas para tratar de contagiarles nuestra idea, la filosofía que nosotros tenemos del juego. Con las chicas más grandes el trabajo era similar, pero algunas ya habían jugado y otras no y al ser más grandes se hace más difícil modificar la idea que tienen sobre el juego.

¿Y funcionó esa idea?

Yo creo que sí. Desde que empezamos nunca paramos y hoy tenemos más de 25 títulos entre la Liga Bonaerense y la Liga Municipal. Me pone contento eso porque nuestro objetivo, más que nada, era enseñarles a las chicas sobre el deporte.

¿Cómo se organizan ahora?

Somos dos responsables principales, que nos encargamos de coordinar todas las actividades y además somos entrenadores, y hay otras dos chicas que entrenan a las categorías más chicas. Cuando tenemos que hacer una despedida o una gira contamos con mucha ayuda de los padres.

¿Ustedes nacieron mucho antes que la Liga Municipal de Hockey no?

Si, nosotros nacimos en octubre del 2009 y la liga se creó cinco años después, en el 2014. Éramos muy poquitos cuando empezó.

Interhockey entrena en un polideportivo municipal y compite en una liga municipal ¿Qué tan importante es que el estado tenga políticas activas que favorezcan la inserción de los jóvenes en el deporte?

Es muy importante. En Berazategui se trabajó mucho para que las chicas no estuvieran en las calles. Gracias a la liga hoy hay muchas más escuelitas en muchos barrios y eso significa un torneo mucho más competitivo y desafiante. La liga, y el apoyo del municipio en sí, permiten que este deporte llegue a chicas que por cuestiones económicas no podrían hacerlo en otro lugar. A nosotros como club, particularmente, nos brinda un espacio para entrenar. Si bien abonamos una cuota para ayudar a mantener el polideportivo, no se compara con lo que necesitaríamos para mantener un predio propio, sería mucho más difícil.

¿Cuál es el tamaño del club actualmente?

En Interhockey tenemos equipos de décima, novena, octava, séptima, sexta, quinta y primera. Hay entre 120 y 140 chicas aproximadamente, porque van y vienen todo el tiempo. Algunas dejan y después vuelven, pero el número se mantiene ahí.

¿Y cómo sostienen ese trabajo?

Nosotros cobramos una cuota de $250 por mes y si vienen hermanas o madres e hijas es un poco menos. Igualmente casi la mitad de las chicas están becadas porque no queremos que tener plata para pagar o no sea un impedimento para estar en el club.

¿Y para ustedes, que tienen tanta responsabilidad, es un trabajo pago?

Realmente no. Yo trabajo a la mañana en Capital Federal y a la tarde tenemos los entrenamientos. Tenemos una ayuda económica, eso sí, pero si quisiéramos que esto fuera un trabajo que nos sostenga mes a mes tendríamos que cobrar más y cobrarle a todas las chicas. Para mí Interhockey es más pasión que trabajo porque amo lo que hago.

¿Por qué creen que el deporte es importante para los jóvenes y para las personas en general?

En principio, es importante para tener una buena salud física y mental. Y en el caso de los jóvenes también se suma el hecho de que el deporte es una escuela de formación en valores. Por eso es importante que, cuando le damos la oportunidad a un niño o a un adolescente de pertenecer a un equipo, nos aseguremos de trabajar con los valores que creemos correctos.

¿Qué objetivos o ideas tienen para el futuro?

Seguir por el mismo camino. Lo más importante es tratar de que se sigan sumando nenas a las categorías más chicas, primero para que no estén en las calles y después para fortalecer el club. Cada año van subiendo de categoría y si no trabajas bien y no sumas en las más chicas a la larga cerras. Por eso es positivo haber llegado a los diez años con esta cantidad de jugadoras.