Vecinos de la calle 365 entre 311 y 312 bis de Ránelagh centro, hicieron llegar a Nueva
Época la grave preocupación por los continuos disturbios provocados por moradores del
lugar, emparentados entre sí.

Este medio tomó conocimiento que en las fiscalías de Berazategui no hacen nada, a
pesar que conocen bien la inconducta y temeridad de este grupo de inadaptados sociales
a quienes no les importa las consecuencias, y el miedo con que viven sus vecinos.

Una residente del lugar, que se encargó entre otros, de convocar a una reunión vecinal,
se expresó de la siguiente manera: “Es una oportunidad única para nosotros. Los vecinos
se juntaron y cayeron en la cuenta de que esto va de mal en peor, porque están armando
un barrio interno en ese terreno (donde viven), y cuando llamados a la policía ya no
vienen. El sábado pasado tuvimos un continuado de música con parlantes en la vereda
hasta las seis de la mañana. Yo ahí comprobé que la Policía nos abandonó a nuestra
suerte. Ver el proceder de la Policía a las 05,30 con uno de ellos, que estaba totalmente
drogado pegaba con un palo contra las chapas del cerco perimetral de otro vecino, me
hizo sentir miedo, porque me di cuenta que no tenemos a quien recurrir, porque está todo
arreglado”

Hace años que esta situación de desmanes, robos, y violencia viene produciéndose, y
se agravó más en los últimos tiempos ante la desidia de los fiscales, jueces, y la inacción,
o tolerancia de la Justicia y las fuerzas de seguridad.

Los vecinos se convocaron para peticionar al comisario de la Seccional 2da de
Berazategui, con asiento en Ránelagh, para reclamar por su inacción en la seguridad que
debe garantizar como funcionario público y titular de la fuerza policial.