Con el objetivo de establecer una experiencia mucho más viva y real entre la ciencia y los alumnos, hace dos años un grupo de exestudiantes de Escuelas Técnicas de Berazategui formó uno de los tres Centros Interactivos de Ciencia Escolar (CICE) de toda la provincia de Buenos Aires. Se trata de “ExploraMente”, un proyecto con sede en Plátanos (calle 162 y 49), que cuenta con un museo en el que se exhiben inventos científicos creados por estos mismos jóvenes, entre ellos robots, a través de elementos reciclables, sobre todo de residuos electrónicos provistos casi exclusivamente por los EcoPuntos del Programa municipal “Bera Recicla”.

“La idea de ‘ExploraMente’ es mostrarles a los alumnos de Primaria, Secundaria, e incluso de Jardín de Infantes, qué es la ciencia, trasladando esos mismos contenidos que ellos ven en la Escuela a elementos tecnológicos que tenemos en nuestro museo”, explica una de las integrantes y guías de este Centro, Camila Gigena, y agrega: “La finalidad es ofrecerles un complemento didáctico a los chicos y, sobre todo, despertarles el interés y la curiosidad mediante el contacto con algo fuera de lo tradicional”.

Camila es docente de Biología y este año decidió sumarse a este singular proyecto, que también está conformado por exalumnos y profesores de Química, Física y Robótica. “Para mí es un gran orgullo formar parte de este espacio, donde todos los días uno aprende de sus compañeros y de la gente que viene, pero que también nos enseña a transmitir lo que sabemos. Por eso, hemos creado una gran variedad de juegos interactivos para que todos participen”, señala.

“En la mayoría de los casos, tratamos de utilizar materiales reciclados, fundamentalmente de la basura electrónica de los EcoPuntos de Berazategui, como transistores, capacitores, motores, placas peltier, impresoras, secadores de pelo y parlantes de computadoras. Para nosotros, esto significa un aporte increíble, ya que hoy en día todos estos materiales son muy caros”, destaca al respecto otro de los integrantes de “ExploraMente”, Facundo Didona.

A través de esta materia prima, por ejemplo, los jóvenes llegaron a crear desde robots hasta una impresora 3D. Sobre esta última, Facundo detalla: “Para hacerla, utilizamos disqueteras sacadas de los EcoPuntos. Precisamente, porque otro de nuestros objetivos es que los chicos también aprendan que todo puede reciclarse y reutilizarse para ahorrar en estos elementos, que actualmente cuestan mucho dinero; pero, también, porque consideramos que de esta manera estamos ayudando a cuidar nuestro ambiente”.

Con relación a la construcción de los androides, el fundador y director de este Centro Interactivo de Ciencia Escolar, Leandro Dagand, explica: “Lo único que compramos para construirlos son las placas Arduino, porque si las haríamos nosotros nos llevaría mucho más tiempo. El resto del robot se hace todo con elementos reciclados, como baterías de notebooks, transistores, alambres de cobre y carcasas de antiguas disqueteras y compacteras, además de ese armazón que las hace funcionar y que son motores viejos pero muy buenos”.

Todos los días, alumnos de todos los niveles concurren y realizan visitas guiadas en el Museo de “ExploraMente”, que funciona dentro del Centro de Jubilados y Pensionados “Las Manzanas” (161, entre 48 y 49). Todas aquellas instituciones educativas interesadas en organizar una excursión a este espacio, en el que confluyen el conocimiento y el reciclado, pueden hacerlo comunicándose previamente al 1538189621.