«Lo que me llamó la atención del rugby son los valores, la humildad y el compañerismo que existe»

0
38

Lilia Bernardi empezó a jugar al rugby hace cinco años atraída por los valores y el compañerismo de esta disciplina. Hasta que se mudó a Berazategui jugó en Ezeiza y a fines de 2018 se sumó a «Las Caciques», el equipo de rugby femenino de la Municipalidad de Berazategui. Este año se convirtió en una de las piezas fundamentales del plantel que alcanzó el histórico ascenso a la Primera División.

Hasta el 2017, Lilia Bernardi vivía en la localidad de Tristán Suarez. Ahí se dedicaba al teatro y todos los sábados cantaba en un bar de la zona. Entre sus más fieles seguidores resaltaba un bullicioso grupo de mujeres que la alentaba al finalizar cada nueva interpretación.

Después de un tiempo supo que se trataba de las integrantes del equipo de rugby femenino del club Ezeiza y a medida que pasaron las semanas llegó a conocerlas y hasta se hizo amiga de parte del grupo. Ellas la animaron a practicar esta disciplina, que desde entonces se convirtió en una de sus pasiones más grandes.

En diciembre de 2018 llegó al equipo femenino de la Municipalidad de Berazategui, un club relativamente nuevo en la URBA. «Nos llamaba mucho la atención el hecho de que un club municipal haya llegado tan lejos y en tan poco tiempo» afirmó Bernardi, «porque recién el año que viene van a ser tres años que está en el torneo y, realmente, es muy sorprendente cómo fue creciendo a pasos agigantados».

A ese plantel berazateguense, la ex jugadora de Ezeiza le aportó su rica experiencia, personalidad, sacrificio y, también, ductilidad a la hora de desenvolverse en el campo de juego. Es que, si bien se desempeñó siempre como forwards (delantera), nunca tuvo inconvenientes en ubicarse donde el grupo más la necesitara en cada momento.

«Lo que más me llamó la atención del rugby son los valores, la humildad y el compañerismo que existe, tanto adentro como afuera de la cancha. Es el único deporte que conozco, por ejemplo, que tiene un tercer tiempo en el que se comparte un momento con el equipo rival», explicó la jugadora que comenzó a practicar el deporte a los 18 años.

También recordó el partido del ascenso: «El último partido frente a Universitario de La Plata se vivió con mucha intensidad. Fue muy parejo y sabíamos que iba a ser difícil». Y lo fue, ya que Berazategui finalizó el primer tiempo 14 a 10 abajo y recién pudo darlo vuelta en el complemento para ganarlo 27 a 26. «Cuando terminó el encuentro, fue una explosión inmensa de alegría para todas las chicas, hasta hubo lágrimas de felicidad al saber que tanto sacrificio dio sus frutos», afirmó.

El rugby es una actividad que comenzó a desarrollarse en Berazategui en 2014 y que hoy cuenta con más de 200 jugadores y jugadoras. Quienes quieran sumarse tienen que acercarse al Club Ducilo, completar el formulario con sus datos personales y retirar la planilla de salud para que la complete un médico. Para cualquier consulta pueden comunicarse vía telefónica a la Oficina de Deportes municipal al 4216-4725.