La misma tuvo lugar en la plaza Julia Copello de Tiscornia y tuvo como objetivo exponer el trabajo de los grupos de adolescentes que asisten al servicio psicológico del centro Ramón Carillo y del resto de los centros de atención de la salud municipales.

La semana pasado se realizó, en la plaza Julia Copello de Tiscornia, una jornada de salud mental cuyo objetivo fue exponer el trabajo de los grupos de adolescentes que asisten al servicio psicológico gratuito del centro Ramón Carrillo y de los centros de atención de la salud municipales.

Además, la actividad trata de contribuir a un cambio de paradigma en la comunidad, para que la salud mental se aborde como una cuestión colectiva, de tejido de redes sociales y de promoción de actividades sublimatorias.

Lorena Bostany, psicóloga del centro, comentó que «la idea es tomar lo artístico como cuerpo terapéutico para trabajar las cuestiones que cada chico trae como problemática».

Es por eso que la iniciativa, que surgió de los grupos que trabajaron a lo largo de todo el año, contó con exposiciones de dibujos, bailes y una obra de teatro.

Catalina López, una de las asistentes a los talleres que durante la jornada cantó una de sus canciones favoritas, afirmó que se sintió bien por participar y que el acompañamiento de sus amigas y de su psicóloga fue fundamental: «Puedo decir orgullosa que la ayuda que me brindaron me salvó la vida».

Asimismo, Ortiz Nicolás, un joven de 15 años que asiste a otro de los grupos de trabajo y que actuó en la obra de teatro, expresó: «Me gustó dejar un mensaje de que no hay que consumir. Hay muchas adicciones y no todas son a las drogas».