Fueron tres en total los días 19 y 20 de enero. Si bien la magnitud de uno de los incendios requirió la presencia de otros cuerpos, cabe destacar la pronta respuesta dada, fruto contar con un cuartel a pocas cuadras del lugar del hecho.

El cuartel de bomberos de Ranelagh tuvo, a comienzos de esta semana, una intensa actividad en lo que fueron sus primeras salidas luego de la habilitación entregada por el Ministerio de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires el 27 de noviembre del año pasado.

La primera de esa seguidilla de alarmas fue el domingo 19 de enero. El cuerpo de bomberos local se movilizó hasta un basural a cielo abierto ubicado en la intersección de las calles Sevilla y Dardo Rocha donde varios focos desatados por la acumulación de material inflamable entre los residuos amenazaba con propagarse a una plantación de cañaverales cercana y viviendas linderas.

El trabajo duró siete horas, desde las 11 de la mañana hasta las 6 de la tarde, y requirió la presencia de los cuerpos de bomberos voluntarios de Hudson, Berazategui y Florencio Varela. Sin embargo, cabe destacar la pronta respuesta dada, fruto contar con un cuartel a pocas cuadras del lugar del hecho.

Al otro día, por la mañana, el cuerpo se desplazó nuevamente al lugar para actuar como prevención mientras una retroexcavadora del municipio realizaba la zanja cortafuegos correspondiente y pasado el mediodía tuvieron que asistir a un incendio de pastizales ubicados a las veras de las vías del ferrocarril y la calle 311.