El hecho ocurrió el sábado por la madrugada cuando un vecino de 15 años de la localidad de Wilde fue agredido por un grupo de siete hombres de entre 18 y 35 años. Actualmente, el menor se encuentra internado en el Sanatorio Güemes de la Ciudad de Buenos Aires.

El sábado por la madrugada, un joven de 15 años fue agredido en Wilde por una patota de por lo menos siete personas y actualmente se encuentra internado en el Sanatorio Güemes de la Ciudad de Buenos Aires.

El joven se encontraba en la puerta de su casa del mencionado acompañado por un grupo de amigos cuando un grupo de al menos siete personas, de entre 18 y 35 años, se acercó al lugar.

Fernanda, la tía del menor agredido, afirmó que «llegaron con palos, botellas y piedras. Los chicos salieron corriendo para un lado y Joel quedó solo, y fue ahí cuando comenzaron a golpearlo».

La misma tía afirmó, en declaraciones televisivas, que su «sobrino pudo escapar pero a las dos cuadras, en Yapeyú y Helguera, lo agarraron y lo volvieron a golpear”. Además, señaló que esa misma tarde el grupo de amigos del joven junto con él habían jugado al futbol en una plaza y habían tenido una discusión con otro grupo de jóvenes.

«Lo dejaron muerto en la calle», afirmó la mamá del menor, mientras que aseguró que «era la primera vez que los veían y eran hombres más grandes».

La causa está rotulada como «tentativa de homicidio» y hay siete personas detenidas por lo sucedido. Los médicos que lo atendieron le comunicaron a la familia que el menor «había ingresado hemodinámicamente inestable».