Las quejas se acumulan entre sus usuarios de Quilmes y Berazategui y la actitud de la empresa hace creer que la salida es inminente.

La empresa Telefónica habría anunciado que dejaría de operar en Argentina, y otros países de Latinoamérica, menos en Brasil, por lo cual, desaparecería tanto el servicio de Movistar como los servicios domiciliarios de telefonía. Esta intención de retirarse del mercado ya es palpable en la conducta de la empresa de capitales españoles que, a modo de ejemplo, han dejado, hasta ahora, durante un año y cuatro meses sin telefonía a Quilmes.

Comerciantes, clínicas, centros de estudios médicos, industrias, estudios y consultorios profesionales están sin conexión telefónica desde Setiembre de 2018. La empresa instaló algunos «modem de telefonía» que no funcionan nunca, según pudo informarse Nueva Época. El problema de la falta de servicio telefónico ha causado y sigue causando graves perjuicios a los quilmeños, muchos de los cuales ya han pasado a Telecentro fatigados de esperar una solución de parte de la empresa que nunca llega.

Un importante centro médico de Quilmes centro debió contratar a una empresa externa para la programación de los turnos médicos, mientras que un comercio de larga trayectoria en la venta de neumáticos cuyo local está ubicado en H. Yrigoyen al 1000, luego de tener que dar de baja sus cuatro números telefónicos por los que era conocido por los clientes, debió pegar un papelito sobre sus tarjetas comerciales con el aviso; «Teléfono nuevo: 7528-3378» de Telecentro.

También en Ranelagh hay zonas sin servicio por problemas técnicos de la empresa, que ya llevan tres meses sin resolver. Muchas familias que contrataron el servicio de internet de Speedy hoy están sin teléfono y sin conexión. Las quejas están también con la telefonía móvil de Movistar cuyas facturas aumentan de forma incesante y se hacen insostenibles para los trabajadores.

Una persona que trabaja en las oficinas de Movistar de la peatonal Rivadavia, y cuya identidad debemos reservar, informó a Nueva Época que cada vez más clientes van a informarse sobre el trámite de portabilidad numérica para pasarse de Movistar a Claro o Personal. Mencionó también que muchos ingenuos creyeron en Tuenti, otra empresa de telefonía móvil prepaga de Movistar, que brinda pocos minutos para teléfono, y que sirve a quienes sólo utilizan aplicaciones, y que cuando no se recarga se pierde el número, lo que a muchas personas les causa un daño irreparable.

El presidente ejecutivo de Telefónica, según informa el periódico digital El Destape, explicando la probable salida de la empresa del país expresó que «necesitamos cambiar, ser dueños de nuestro propio destino ante unos modelos que se agotan y es el momento de abrir la discusión para estar expuesto a los nuevos mercados».

Esperemos no se suceda la ida de Telefónica-Movistar porque dejaría miles de desocupados, pero la empresa, hasta hace poco tiempo única en telefonía fija en la zona del conurbano sur, con su modo de obrar está perjudicando a miles de usuarios que deben tolerar el mal servicio o perder el número de su comercio, industria, consultorio o casa familiar para cambiar a Telecentro.