Con el repentino deceso de Kobe Bryant se fue más que solo una leyenda del básquet de la NBA: se fue una persona muy arraigada a los derechos humanos y una persona muy preocupada por dejar un mensaje al futuro. Entre tantos que hubo a lo largo de sus 41 años de vida, estos fueron algunos de los hechos más importantes.

La noticia no deja de ser imprevista por donde se la mire. Millones de fanáticos en todo el mundo miran atónitos el horizonte buscando una respuesta. Pero no la hay. Inexplicablemente, a la corta edad de 41 años, el cielo se llevó a Kobe Bryant, una leyenda de la NBA, un ser humano querido por todo el ambiente, con lo difícil que es lograr eso. El helicóptero que lo trasladaba de New Jersey a Oklahoma falló y terminó con su vida y la de otras 8 personas, entre ellas su hija de 13 años.

Kobe fue uno los pocos basquetbolistas de USA que logró saltar de la preparatoria directamente a la NBA sin siquiera haber estado en la Universidad. En 1996, Bryant fue transferido a Los Ángeles Lakers. Los dos primeros años no jugó mucho, pero cuando Phil Jackson llegó al equipo, Bryant pasó a ser titular. En los Lakers dejó un sinfín de records y estadísticas demoledoras. Jugó allí durante20 temporadas. Más de 1300 partidos y más de 33.000 puntos anotados.

Consiguió 5 títulos (2000, 2001, 2002, 2009 y 2010) y, entre las distinciones individuales más significativas, fue MVP en la temporada 2008. Fue seleccionado en 18 oportunidades para el juego «All Stars Game» y en 11 para el «Equipo Ideal de la NBA» (2002, 2003, 2004, 2006, 2007, 2008, 2009, 2010, 2011, 2012 y 2013). Se retiró en 2016, a los 37 años, en un partido contra Utah donde marcó 60 puntos. Es la mayor cantidad de un jugador en su último partido de toda la historia.

Pero además, Mamba (como solían llamarlo) tuvo un fuerte vínculo con la juventud. En 2007, Bryant puso en marcha la Fundación VIVO junto a su esposa Vanessa Laine (ahora conocida como «Kobe Bryant y Vanessa Family Foundation») en un esfuerzo por proporcionar experiencias diseñadas para ampliar sus perspectivas globales a los jóvenes. A través de esta iniciativa, Kobe y Vanessa patrocinaron experiencias internacionales de enriquecimiento para los estudiantes universitarios pertenecientes a minorías sociales y otorgaron becas juveniles nacionales e internacionales para la «Academia de Baloncesto Kobe Bryant».

Kobe Bryant era también «Embajador Nacional de After-School All-Stars», un programa de apoyo educativo para después de las clases de para los jóvenes en situación de riesgo. En este papel, él visitaba a los niños en todo el país, haciendo hincapié en la importancia de la educación y de ser un aprendiz de por vida.

Por estas y muchas razones más, Kobe fue y será una leyenda. Su sacrificio traspasó la barrera del básquet. Profesional como pocos, deportista de aquellos, con humildad inmensa. El cielo hoy tiene una estrella más. Literalmente hablando.