Integrantes de la Seccional Fiorito, ubicada en el hospital homónimo de Avellaneda, denunciaron que la institución no tuvo los cuidados necesarios al momento de atender a una persona sospechosa de Covid-19 el lunes pasado. Además, denunciaron una exposición innecesaria del personal de la salud que se encuentra dentro de los grupos de riesgo.

Los integrantes de la CICOP Seccional Fiorito afirmaron que el pasado lunes, 16 de marzo, ingresó al Hospital Fiorito de Avellaneda una paciente sospechosa de Covid-19, quien arrojó resultados negativos para influenza A y B, y denunciaron que el protocolo de actuación que se puso en marcha tuvo limitaciones y falencias.

«En primer lugar, queremos denunciar que el Hospital no contó con elementos para la desinfección del consultorio de aislamiento y la atención de guardia se vio afectada transitoriamente» afirmaron desde la entidad gremial, y agregaron que nunca recibieron respuesta a su pedido de establecer un comité de crisis para responder a ese tipo de emergencias.

Por otro lado, desde la asociación de profesionales de la salud consideran que se está exponiendo a las trabajadoras embarazadas que se desempeñan en los hospitales y centros de salud ya que la resolución publicada en el Boletín Oficial del pasado martes contempla en su Artículo 1° licenciar de cumplir tareas laborales a embarazadas y trabajadores con enfermedades crónicas y en su Artículo 5° le niega el mismo beneficio a los trabajadores de la salud.

Además, afirmaron que el límite arbitrario de edad de 60 años para contemplar dichas morbilidades arriesga a compañeros con diabetes o afecciones respiratorias crónicas a una pandemia de impacto aún desconocido.