Un estudio realizado  para  medir el impacto emocional de la epidemia,  realizado  por el Instituto de Neurociencias Cognitivas y Traslacionales de CONICET-Fundación Ineco-Universidad Favaloro, destacó que  uno de cada tres argentinos desarrolló síntomas depresivos-ansiosos durante la cuarentena.-

¿Qué es lo que más cuesta de la cuarentena? Según los resultados, ante todo trabajar desde casa y no poder hacer actividad física, luego los problemas de la convivencia, la necesidad de organizar actividades para los chicos y mantener ordenada la casa, entre otras.

“No sé qué me pasa. Anoche no pude pegar un ojo. Y me cuesta mucho concentrarme. Los días me parecen eternos”,  dice Sofía, de 33 años y madre de dos varones de 7 y 10 años.   “Tengo que fijarme en el celular qué día es. No el número. No sé si es lunes o jueves. Y ya casi no distingo entre el día y la noche. Desayunamos a las 12 y cenamos a las 18. Está todo trastocado y nuestro ánimo también”, dice. Aunque sigue trabajando desde su casa, porque es diseñadora, cada vez hay menos trabajo y le cuesta más concentrarse. “Espero que pase pronto. Me siento un poco deprimida”, confirma.

Los que más signos de depresión severa manifestaron en este tiempo son aquellos que tienen menos de 25 años. Y   los mayores de 65 años fueron los que menos lo sintieron.-  Creen que es porque los jóvenes son los que se sienten menos vulnerables frente a la enfermedad y a la vez son más dependientes de lo que se pensaba al contacto cara a cara con sus seres queridos. Algo que las relaciones virtuales todavía no reemplazan.

Para la investigación se realizó una encuesta de 10.053 personas mayores de 18 años, de todo el país, a través Facebook, Twitter, Instagram, WhatsApp y correo electrónico. Incluyó dos cuestionarios estandarizados para la evaluación de la severidad de síntomas de la serie depresiva y ansiosa. “La existencia de dificultades psicológicas o psiquiátricas previas actuaría como un agravante, pero no explicaría por completo el impacto observado en la muestra total”, detalla el estudio.

“Hay una caída libre del ánimo. En pocas semanas, pasamos de la negación a la depresión. No creíamos que nos iba a pasar a nosotros, después nos preparamos para la cuarentena y ahora nos sentimos aislados. Sentimos el corte abrupto de actividad y de vida social. Además estamos en presencia de una enfermedad que pone en peligro nuestra vida y la de los seres queridos”, explicó Fernando  Torrente, Licenciado en Psicología y autor del estudio junto a otros profesionales.

Lo que más sorprendió del estudio es que los  más jóvenes son los que más están sufriendo la soledad. Uno podría creer que iban a ser los que más fácil iban a migrar su vida social a formas virtuales. Pero resultó ser que para esta población el contacto cara a cara todavía sigue siendo muy importante”, dice Torrente.

Los sentimientos de soledad aparecieron como el factor más importante asociado a los síntomas emocionales, por sobre otras variables psicológicas como el temor al contagio o el peligro atribuido a la enfermedad. En los más jóvenes, se explica, esto es aún más fuerte porque son los que menos temor tienen al contagio, los que se sienten menos vulnerables y entonces viven las restricciones sociales y las limitaciones para hacer actividad física como un aislamiento sin mayores beneficios.

“De manera inversa, podemos especular que los grupos etarios mayores poseen motivaciones más fuertes para aceptar las restricciones y por lo tanto pueden asimilarlas con menor costo emocional”, dice el estudio.

De esta manera NUEVA ÉPOCA ofrece  algunos consejos para sobrellevar esta situación de cuarentena provocada por el coronavirus, en un momento en el que el miedo y la ansiedad se apoderan de nosotros.

#Generar rutinas. Es importante seguir siendo “amigos” del despertador.

#Encontrar cosas positivas para el futuro. Al fin y al cabo “Todo es temporal, siempre.”

#Practicar el ejercicio físico, aunque sea moderado.

#Cuidar la alimentación.

#No dispersarse. Sólo atender a información de fuentes confiables y sólidas.

#Ayudar cada día con un consejo, una palabra de ánimo y un abrazo a la distancia al menos a 5 personas. Haremos el bien pero también nos sentiremos bien nosotros.

#Vestirnos como si fuésemos a salir. Levantarnos a la hora que lo hacemos habitualmente. Mantener un buen aspecto físico y una buena higiene.

#Buscar momentos de intimidad. Es importante dedicar tiempo a estar con nosotros mismos. Darse un buen baño, tomarse un café a solas…