El dispositivo de aislamiento abarca el Pabellón Sur de la universidad, cuenta con 88 camas divididas en 15 aulas con posibilidad de ampliarse a 130 camas si resulta necesario.

La intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza, recorrió ayer por la mañana el centro de aislamiento sanitario que, en el marco de la lucha contra el coronavirus, se montó en parte de las instalaciones de la Universidad Nacional de Quilmes, con el objetivo de que sea utilizado para alojar a enfermos leves que, por diversos motivos, no puedan permanecer aislados en sus hogares.

El dispositivo de aislamiento abarca el Pabellón Sur de la universidad, cuenta con 88 camas divididas en 15 aulas (todas con wifi y calefacción), con posibilidad de ampliarse a 130 camas si resulta necesario. Habrá, además, un aula por piso para médicos y enfermeros, y baños para damas, caballeros y discapacitados en cada una de las plantas.

«Hoy terminamos de preparar nuestra Universidad Nacional de Quilmes para la posibilidad que tengamos que albergar a personas con coronavirus que tengan condiciones clínicas adecuadas, que no requieran estar en un hospital pero que por un motivo habitacional o porque convivan con alguien con factores de riesgo, no puedan cumplir la convalecencia de la enfermedad en su casa. La propuesta que tenemos es montar este lugar para que si la necesidad existe, traerlos acá», explicó Jonatan Konfino, secretario de Salud del Municipio.

El armado de este dispositivo se llevó adelante de manera conjunta entre el Municipio, a través del área de Salud y la UNQ. A su vez, participaron más de 20 voluntarios de distintas ONGs, organizaciones políticas y el Centro de Estudiantes.

Durante la recorrida, Mayra Mendoza estuvo acompañada por el licenciado Daniel Borro, subsecretario de Desarrollo Institucional y Bienestar Universitario de la UNQ. Cabe destacar que, en convenio con el Gobierno de la provincia de Buenos Aires, la UNQ también se encuentra acondicionando los laboratorios que se destinarán al diagnóstico de coronavirus.