La extensión de la medida hasta el fin de Semana Santa mantiene las 34 actividades exceptuadas hasta ahora. La atención bancaria seguiría siendo acotada.

El  Presidente   Alberto Fernández monitorea a diario los números  del brote del coronavirus en el país.  Sin embargo, sabe que se prepara un aumento importante en la cantidad de casos positivos.

Está evaluando  entonces las medidas de coyuntura y hace un diagnóstico sobre lo que puede venir a partir de la flexibilización de la cuarentena, el 13 de abril.

El Gobierno explora variables para hacer menos dura la cuarentena a partir de la expectativa de que el aislamiento social será útil para evitar una ola de contagios masivos.

Hasta el 12 todo será igual de rígido: desde Olivos, Fernández pide que se mantengan los controles para restringir la circulación a partir de la convicción que repite en público y en privado: “la única vacuna es el aislamiento social”.

Si hasta después de Semana Santa los días de cuarentena dura son efectivos y se aplana la curva de contagios, a partir del 13 el Gobierno prevé flexibilizar el aislamiento y autorizar actividades que ahora están frenadas.

Los comercios de rubros como el textil, zapatos o actividades que no son esenciales, podrían liberarse en alguna medida con horarios restringidos y un protocolo que establezca la cantidad de personal según la dimensión del local y cuántos clientes pueden permanecer de manera simultánea.

El Gobierno entiende, además, que se multiplicará el comercio online y la entrega a domicilio. La semana pasada se agregó la excepción para el envío de electrodomésticos y podría ampliarse para otros rubros.

“Hay que evaluar las características de cada sector, en qué ámbito se desarrolla, si es un espacio abierto o lugares cerrados y el perfil, sobre todo de edad, de los trabajadores“, puntualizó  un funcionario.   El ministro de Salud, Ginés González García, habló ayer de una “salida gradual” que contemple la protección de los grupos de riesgo.

Sin embargo, aclaran, todo depende de que la cuarentena actual funcione y dé buenos resultados.

Asimismo se adelantó  que, no está previsto el reinicio de las clases a partir del 13 de abril. “Sabemos que no es lo mismo que las clases presenciales pero el seguimiento online está funcionando”, aseguran desde el Gobierno  y plantean que reabrir escuelas implicaría volcar a las calles a millones de personas. No va a ocurrir.