Sería solo para cobrar alquileres y no se mostrarían inmuebles. El presidente de la Asociación de Martilleros de Avellaneda, José Mataffo, pidió que las inmobiliarias puedan trabajar a puertas cerradas y con turnos mientras dure la cuarentena, ya que el sector está muy golpeado con la crisis.

Mataffo, quien además es vicepresidente del Colegio Público de Martilleros y Corredores de Avellaneda y Lanús, solicitó a los tres niveles del Estado, Nación, Provincia y Municipio, evaluar la posibilidad de habilitar algunas actividades a los locales del sector porque «la gente nos llama para ver cómo hace para pagar y nosotros no podemos hacer que nos transfieran a nuestras cuentas porque después tenemos problemas con la AFIP».

«Primero nos cobran Ingresos Brutos y después te hacen un cuestionamiento de dónde entró tanto dinero», detalló Mataffo al referirse a los montos que depositarían los inquilinos para los propietarios y donde la inmobiliaria solo oficia de intermediaria.

En ese marco, cabe destacar que mucha gente no tiene cuenta bancaria y que, con las inmobiliarias cerradas, no pueden afrontar sus obligaciones pese a que lo quisieran. La propuesta de Mataffo es trabajar a puertas cerradas y con turnos.

«Es más, si ya combinaste que van a venir, tenés los recibos preparados y todo es mucho más rápido, entra y sale, no más de cinco minutos se tarda cuando antes uno lo recibía, buscaba la carpeta, hacía el recibo y se iban entre 15 y 20 minutos», comentó Mataffo.

El tema de los alquileres no es solo importante para la inmobiliaria, sino que es fundamental para muchos propietarios que invirtieron a lo largo de una vida para tener una «jubilación con uno o dos departamentitos» y hoy dependen de ese ingreso para subsistir.

El trabajo a puertas cerradas no sería todos los días, sino que en dos semanas podrían ocuparse de cobrar y luego, en una semana, pagar a los dueños. «Serían cerca de 20 días al mes», puntualizó.

Empleados

En caso de autorizarse este pedido, las inmobiliarias también van a poder cobrar su comisión y así afrontar sus gastos, ya que muchas tienen empleados. No es solo el propietario del inmueble es el que necesita los ingresos, sino también la inmobiliaria, de la cual dependen varias familias y que en muchos casos alquilan el local donde funcionan, por lo que su locador también necesita su dinero.