Los estafadores logran que la víctima se traslade hasta el cajero automático del banco donde percibe sus haberes y, una vez  allí, le indican telefónicamente como conseguir la clave de home banking y de token, gestionando así un usuario y quedándose con la contraseña.

Este tipo de hechos se presentan como una de las tantas  modalidades incluidas en los “cuentos del tío”. En estas variantes, existe una persona que recibe un llamado telefónico a su celular en el cual le comunican a la víctima que ha sido beneficiada con un premio de alguna empresa (por lo general de telefonía, electrodomésticos y afines) o también suelen manifestar que llaman desde ANSES para acreditar una determinada suma de dinero en su cuenta como por ejemplo el cobro del IFE.

Hábilmente, los estafadores logran que la víctima se traslade hasta el cajero automático del banco donde percibe sus haberes y, una vez  allí, le indican telefónicamente como conseguir la clave de home banking y de token, gestionando así un usuario y quedándose con la contraseña. De esta manera, acceden a la posibilidad de gestionar online con la cuenta de la víctima y así transferir el dinero existente en dicha cuenta o bien, peticionar un crédito que se acredita en 24 horas y una vez cristalizado, realizan una transferencia a otra cuenta bancaria generalmente de otra entidad financiera.

En tiempos de Pandemia, dado que se acentúan los trámites online en materia de  gestiones bancarias se recomienda extremar los recaudos.   Actualmente, varios bancos alertan a sus clientes a través de sus páginas oficiales o mediante mensajes de whatsapp e, incluso, con la colocación afiches en los cajeros automáticos.

Es muy importante recordar a la población en general que la clave de home banking es personal y no debe brindarse a nadie en forma telefónica. Más aún, hay que recordar que de tratarse de una acreditación monetaria a la cuenta del usuario dicha clave no es necesaria para realizar algún tipo de transferencia.

También saber que los bancos no piden jamás datos por las redes sociales, o vía telefónica y que las únicas páginas seguras de los bancos están cifradas. Por eso, ante cualquier duda, el usuario debe comunicarse a los teléfonos habituales de la entidad.

Se debe recordar que las entidades financieras, ANSES, u otros entes no realizan llamadas telefónicas para ofrecer ningún tipo de acreditación monetaria. Lo que se recomienda al recibir estos llamados es que el propio usuario, de estar interesado, se comunique con la entidad correspondiente a los números telefónicos oficiales.

¿Cómo actuar si fuiste víctima?

  • Es importante realizar la denuncia a la brevedad posible.

– Identificar el número de teléfono desde donde proviene el mensaje de texto, whatsapp y/o llamada sospechada.

–  Realizar fotografías o capturas de pantalla de los mensajes intercambiados, y en lo posible no borrarlos.

-Facilitar cuando se realiza la denuncia el número de la cuenta de origen, las fechas y horarios de la solicitud de crédito y posibles transferencias realizadas, copias de los tickets y/o resúmenes bancarios que tenga en su poder del denunciante, y todo elemento que pueda ser solicitado por los investigadores para proceder.